Villamanta

Su Historia

Su patrimonio histórico-artístico es reseñable, destacando la Iglesia de Santa Catalina del  S XVI-XVII, declarada Bien de Interés Cultural. Comienza tu visita paseando por el casco histórico y continua por su entorno natural.

Los restos arqueológicos encontrados, entre ellos lápidas de enterramientos, monedas, vasijas, cerámica y piedras con inscripciones, muestran que hubo presencia humana en Villamanta durante la época romana. Además las Relaciones Topográficas ordenadas por Felipe II identifican el municipio con la Mantua Carpetanorum, una de las 18 ciudades de la Capertania romana. La toponimia municipal parece encontrarse en este hecho y en que los repobladores decían “manta” en vez de Mantua.

Los árabes también habitaron las tierras de Villamanta pero el origen del núcleo actual se encuentra en la repoblación desarrollada, principalmente por pastores segovianos, con la Reconquista. Los habitantes se dedicaban, principalmente, a la agricultura cultivando trigo, cebada, centeno, avena, uva, olivo, frutas y hortalizas. La ganadería no tenía mucha presencia y se limitaba a unos cientos de cabezas. La población se distribuía en un núcleo urbano de traza irregular pero bien consolidado y con presencia de viviendas de tipología urbano-rural. También, desde la segunda mitad del siglo XX, han surgido segundas viviendas y auge turístico que han aumentado el desarrollo socio-económico de Villamanta.

No te pierdas Villamanta a través de este reportaje:

http://www.telemadrid.es/programas/ruta-179/ruta-179-villamanta